Cangrejo ermitaño: Características, alimentación y hábitat

El Cangrejo ermitaño es un animal acuático de tipo crustáceo que habita en distintos lugares del planeta, puede observarse tanto en las profundidades de las aguas, como en la superficie de la arena, rocas y fango.

Este artrópodo es conocido por presentar características singulares, hábitos bastante especiales y una buena cantidad de curiosidades que lo rodean, te contamos sobre él para que conozcas mejor a esta fascinante especie.

Miembros especiales de una superfamilia

Los cangrejos ermitaños son parte de la familia Paguroidea, en ella se albergan a más de 1200 especies de estos crustáceos tanto marinos como terrestres, así que pueden hallarse dentro y fuera del agua. 

Estos paguroideos son decápodos, todos carecen de coraza en su parte media, no teniendo protección dura que cubra su abdomen, para resguardarse de los elementos naturales y los depredadores.

Características del Cangrejo ermitaño

  • Carecen de exoesqueleto en el abdomen: Esta es su característica más resaltante, su abdomen es blando, por lo que se valen de conchas de moluscos gasterópodos muertos para hacerse su propio caparazón, cargando con estas a todas partes y cambiándolas con frecuencia a medida que crecen y se desarrollan.

El abdomen de los cangrejos ermitaños es blando y asimétrico, se mantiene plegado y es capaz de flexibilizarse para amoldarse, de este modo caben en las conchas de los moluscos que usa como coraza, su caparazón prestado se sostiene gracias a que los apéndices abdominales lo sujetan.

  • Tamaño: Estos crustáceos pueden alcanzar hasta 46 centímetros, incluyendo las patas en la medida; se le observa en distintos tamaños, pero el promedio mide 25 centímetros.
  • Movilidad: El cangrejo ermitaño es decadópodo, tiene cinco pares de patas en igual distribución en ambos lados del cuerpo, en cada una hay un par de garras, las delanteras tienen tenazas o pinzas con las que sujeta los alimentos, se defiende y equilibra para caminar, la pinza derecha es notablemente más pequeña que la izquierda. El segundo y tercer par son usados para caminar y los pares cuatro y cinco permanecen dentro de la concha.
  • Cabeza y cara: El animal tiene dos antenas largas, estas le permiten la ejecución del tacto, sus otras dos antenas le dejan olfatear y saborear, los ojos están ubicados al frente de la cabeza, son capaces de descomponer lo que observa en piezas separadas.
  • Color: El artrópodo tiene variados  colores, puede decirse que mezcla blanco con beige en muchas especies, hay otros rojizos, marrones, gris, naranja, azul y rojo brillante, en las patas muestran franjas oscuras de forma trasversal, del mismo modo puede haber manchas rojas y azules.
  • Peso: El cangrejo ermitaño puede pesar hasta 10 kilogramos, esto incluye sus caparazones descartables, los individuos promedios de la especie pesan 5 kilogramos.
  • Reproducción: Estos paguroideos son ovíparos y tienen genitales grandes, pueden dar vida miles de crías a lo largo de su vida, se reproducen dos veces al año, y en cada oportunidad son cientos de crías. La hembra lleva los huevecillos debajo del abdomen, el macho se acerca a ella deposita la esperma sin penetrarla, de esta forma ninguno se ve forzado a abandonar sus conchas, cuando los huevos son fecundados los libera en el mar, donde eclosionan dejando salir larvas pequeñas que se adhieren al plancton.
  • Crecimiento: Al salir de los huevos son larvas, en pocos días se convierten en lombrices alargadas con grandes ojos  y nariz prominente, su cuerpo se va modificando progresivamente hasta que se forma la piel y crecen las patas al igual que las tenazas, en ese momento están preparadas para buscar su primera concha para proteger su abdomen, irá cambiando de concha conforme se siga desarrollando.
  • Respiración: La oxigenación del cangrejo se da de forma branquial, posee una cámara con branquias que funcionan como pulmones y le permiten respirar, para ello necesitan estar húmedas permanentemente.
  • Comportamiento: Es una especie con hábitos de caza nocturnos, suele ser solitario, aunque siempre hay más cangrejos cerca de él, puede vérsele enfrentándose por una concha para usarla como coraza. Es común que esté con las anémonas, y en su concha alberga un poliqueto, una especie de lombriz que se alimenta de los residuos de alimentos del cangrejo ermitaño.

¿De qué se alimentan los cangrejos ermitaños?

  • Este crustáceo es omnívoro, aunque puede tener comportamientos carroñeros, consume cangrejos y especies distintas más pequeñas que él, gusanos, animales muertos y restos vegetales, en la superficie es capaz de alimentarse de restos de frutas y vegetales, así como de algunos insectos. Mejillones, caracoles de mar y larvas son los alimentos más abundantes de su dieta.

Hábitat de los cangrejos ermitaños

Estos animales viven por todo el planeta, se adaptan muy bien a las aguas oceánicas, mares, ríos, lagos y lagos. Es muy común hallarlos en las costas americanas y europeas. Les encantan los fondos arenosos y con fango, pudiendo hacer vida a distintas profundidades. 

Buscan zonas húmedas, generalmente donde hay plancton, anémonas marinas, algas y plantas acuíferas, los arrecifes y zonas rocosas están entre sus lugares preferidos para vivir y reproducirse.

6 Curiosidades de los Cangrejos ermitaños

  1. Para cambiar de concha cuando esta es muy ajustada, el cangrejo ermitaño llena su cuerpo de agua a través de las branquias, hinchándose hasta romper la concha y salir de esta.
  2. Entre el cambio de coraza y conseguir una nueva no deben pasar muchas horas, al estar mucho tiempo desprotegido puede ser presa de otros depredadores.
  3. Es una especie amenazada ya que es comúnmente utilizado como carnada para la extracción de moluscos.
  4. Para el apareamiento se colocan las aperturas de hembra y macho frente a frente, los machos tienen pene largo, con él lanzan la esperma con gran impulso hasta que llega a la hembra.
  5. Las patas traseras le sirven de sujetador de la coraza para que esta no se caiga, aunque con el tiempo se llega a endurecer y fijarse.
  6. Los cangrejos son capaces de robarle la concha a otros cangrejos, incluso si ya las tienen puestas y estas no se han fijado.