Morena: Características, alimentación y hábitat

Los océanos y mares están llenos de una inmensa variedad de peces, cada uno con características, hábitos alimenticios y presencias en hábitat particulares, el pez Morena no es la excepción a ello.

Con un aspecto que deja fácilmente confundirlo con serpientes marinas y anguilas, es una especie llena de curiosidades y te las contamos todas de forma detallada. 

Morena, un pez que genera mucha confusión

En las aguas de océanos y mares habitan más de dos centenas de peces morena o Murénidos de distintos tipos, su aspecto alargado y sus colores hace que fácilmente se confunda con las anémonas marinas.

Además sus hábitos, gustos alimenticios y forma de moverse se dejan percibir perfectamente como si se tratara de una serpiente marina.

Características que describen al pez Morena

  • Cuerpo: El pez morena forma alargada, y se muestra delgada con los costados aplanados, puede llegar a pesar hasta 15 kilogramos, aunque la media de los especímenes pesa entre 10 y 12 kilogramos, no posee aletas pectorales, ni  ventrales, en cambio posee una aleta detrás de su cabeza que se fusiona con la aleta anal.
  • Cabeza y cara: La cabeza es alargada y fina en casi todos los tipos de este animal, la boca es larga y prominente, se extiende hasta detrás de las branquias, sus ojos son pequeños, pero se notan saltones, con mayor gran exposición de la esclerótica. Tiene varias filas de dientes en ambas mandíbulas, estos son filosos; capaces de cortar, triturar y rasgar la piel, concha y carne de sus presas.
  • Tamaño: Su tamaño varía según el tipo de la especie, algunas alcanzan hasta los 4 metros de largo, pero el promedio de las más de 200 especies mide entre un metro y un metro y medio de largo.
  • Piel: La coloración de las morenas es variada, las hay en tonos grises azulados y marrones oscuros, igualmente rojas, amarillas y verde claro; estas bases se estampan con manchas de distintos tamaños y formas de colores tanto claros como oscuros. La piel es lisa, sin escamas, pero bastante dura y áspera al tacto.
  • Comportamiento: La morena es un pez agresivo, voraz y poco tranquilo, un animal territorial y que prefiere estar solo. Su mordedura es dolorosa, suele valerse de ella para defenderse de los depredadores. Aprovecha la oscuridad para cazar. Para respirar bombea agua de manera frecuente, así que verlas con la boca abierta es algo normal.
  • Reproducción: Este pez es una especie ovípara hermafrodita, su reproducción se da solo 4 meses al año, de julio a septiembre. Sus huevecillos miden unos 4 milímetros, la larva nace en menos de una semana y mide 10 milímetros. Tras un tiempo su cuerpo comienza a transformarse hasta adoptar la forma habitual y crecer en forma de pez a los 8 meses, esto varía de acuerdo a que tan bien se den las condiciones de hábitat y se satisfagan las necesidades de alimentación. 

Alimentación de los peces morenas

Los peces morenas se alimentan mayormente en la noche y antes del amanecer, sus hábitos de caza son nocturnos. Los distintos tipos de esta especie marina son carnívoros y carroñeros, se alimentan principalmente de peces de distintos tamaños, inclusive más grande que ellos, también involucran en su dieta crustáceos y moluscos.

Este animal es un depredador de primer nivel, toma sus presas con gran poder mandibular, tirando de ellas hacia afuera y encajando sus dientes a profundidad para que no escapen, puede incluso tragar peces enteros.

Para percibir sus presas se apoyan en su olfato ya que es un pez cuyo sentido de la vista no está bien desarrollado.

Hábitat del morena

La profundidad de las aguas  y su temperatura no es un problema para los peces morena, estos animales pueden vivir en aguas muy profundas, o poco profundas, y lidiar con temperaturas moderadamente frías no es un problema para los distintos tipos de esta especie marina.

Se les ve comúnmente en los arrecifes de coral, y se distribuyen por casi todo el planeta, especialmente las aguas tropicales y subtropicales del Atlántico y el Mediterráneo. 

12 datos adicionales sobre el pez morena

  1. En cada desove puede poner más de 50000 huevecillos, más de la mitad perece por ataques de parásitos, o al ser consumidos por otros peces y especies marinas.
  2. Son la única especie animal marina que usa su segunda mandíbula, con ella atrapa y retiene presas resbaladizas y escurridizas que tratan de escapar de ellas.
  3. Algunas especies segregan toxinas que ayudan a inmovilizar las presas.
  4. El consumo de morenas por parte de los humanos es controversial, sin embargo es considerado un manjar, para evitar su toxicidad hay que cocerla a más de 80 ºC.
  5. El pez morena era llamado formalmente pez muraena helena.
  6. En la variedad de colores y tonalidades del pez morena inciden las condiciones de su hábitat como la temperatura y la incidencia de los rayos solares, su color también determina su toxicidad del mismo.
  7. No hay diferencias de tamaño ni de apariencia entre hembras y machos, a simple vista no es posible diferenciar el género del pez morena.
  8. Este animal se mantiene cerca de su lugar de nacimiento, no suele vérsele migrando.
  9. Está fuera de la lista de los animales marinos en peligro de extinción, ninguna de sus especies se encuentra amenazada o en riesgo.
  10. La agresividad de la gran mayoría de los tipos de la especie se limita a sus presas, y como defensa ante sus depredadores, con individuos de su misma especie  se muestra calmado y no busca enfrentarse a estos, ni siquiera en el momento de la caza, a excepción del pez morena negro que es agresivo, incluso con los de su misma especie. 
  11. Toma entre 6 y 8 años que se convierta en un pez adulto y puede vivir hasta 3 décadas.
  12. Sus depredadores principales son los meros y las barracudas.

Es pez morena en cualquiera de sus más de dos centenas de tipos es un animal fascinante.