¿Qué es el bosque lluvioso tropical?

El bosque lluvioso tropical es un tipo de bioma boscoso, cuya ubicación se encuentra cercana al ecuador. Por esta razón es que se le llama tropical, así como también se caracteriza por su alta concentración de humedad. Además, estos son entornos que reúnan las condiciones propicias para que haya un mejor desarrollo de la vegetación. Por ello, estos bosques son reconocidos por su amplia y diversa variedad de plantas. 

Características del bosque lluvioso tropical

Para ser más específicos estos bosques se encuentran ubicados en América Central y Sur, África, Australia, Asia y en algunas islas del océano Pacífico. Ocupan grandes hectáreas y suelen albergar dentro de ellas a una gran variedad de especies animales. De hecho, se considera que este es el hogar de la mayor parte de la vida en el planeta. 

En estos bosques la humedad es constante y es el resultado de que continuamente haya precipitaciones. La medida promedio de precipitaciones anuales rondan los 750 milímetros hasta los 2.000 milímetros. 

Esto también repercute en la temperatura que aumenta y disminuye, pero en invierno no llega a descender hasta el punto de congelación. En cambio, durante la época de verano se registran altas temperaturas, siendo considerado como lugares considerablemente calurosos. Su temperatura habitual es de alrededor de los 20 y 35 °C. 

Lo más característico de estos bosques son sus árboles de gran altura, que también tienen fuertes y gruesos troncos. A través de ellos también se desarrollan grandes y extensas enredaderas, mismas que se alimentan de ellos y se aferran a sus troncos. Generalmente, los bosques son grandes extensiones en donde crecen varios ejemplares de estas especies vegetales. En cuanto a su altitud, ésta se encuentra a 1.200 metros sobre el nivel del mar aproximadamente.

También hay que destacar la biodiversidad, ya que se contabiliza una amplia lista de especies animales. La comunidad científica coincide en afirmar que éste es el hábitat en donde hay una mayor cantidad de animales en todo el planeta. Llama la atención que gran parte de ellos son insectos y reptiles. 

Tipos de bosques lluviosos tropicales

Por lo general, los bosques lluviosos se clasifican en dos categorías, son las siguientes: 

  • Bosque tropical monzónico. También se le llama selva monzónica debido a su ubicación cerca de los trópicos. Se caracteriza por presentar dos estaciones: lluviosa y seca. Estas se van alternando, ya que en promedio se registran precipitaciones anuales durante unos meses que siguen de otros de sequía. Las precipitaciones son de aproximadamente 2 mil milímetros. 
  • Bosque lluvioso tropical. En este caso no se registra la estación de sequía, ya que continuamente a lo largo del año hay lluvias abundantes. Por consiguiente, aquí se desarrolla un tipo de vegetación que se adapta perfectamente a la humedad y a la baja intensidad de luz solar. Además, las temperaturas constantes se mantienen en un rango comprendido desde los 23 ºC hasta los 26 ºC.

Flora del bosque lluvioso tropical

Lo más llamativo de la vegetación de un bosque lluvioso tropical son sus árboles de muchos metros de altura. Asimismo, esta vegetación se va desarrollando por capas, lo que implica que en cada una de ellas encontramos variedades y tipologías específicas como las que se describen a continuación: 

  • Musgo. Este es un tipo de vegetación que crece en la capa más profunda de los bosques. Generalmente, se encuentran a nivel del suelo y cerca de los troncos de los árboles. 
  • Plantas de hojas anchas. Estas variedades de plantas se caracterizan por desarrollar hojas de mayor tamaño, que es una característica natural de sus estructuras con las cuales captan mejor la luz solar. 
  • Árboles pequeños y arbustos. Estas son plantas que crecen en toda la extensión del bosque y de la que se registran miles de especies diferentes. A esta clasificación pertenecen los helechos, la bromelia y las lianas. Asimismo, las orquídeas y las plantas de plátano. 
  • Árboles de gran altura y troncos gruesos. Estos pueden alcanzar una altura de hasta 30 metros, siendo la medida promedio los 20 metros. 

Lamentablemente, la deforestación ocasiona cambios negativos e irreversibles contra la biodiversidad de estos bosques. De hecho, ya son varias las especies vegetales que han sido eliminadas por completo o a causa de esta actividad indiscriminada. Actualmente, es clasificada como una actividad ilegal, pero que sigue manteniendo altos índices, debido a que es una economía rentable en muchos países. Alrededor de 20 millones de hectáreas de bosque son taladas al año.

Fauna del bosque lluvioso tropical

En estos bosques es habitual encontrar animales cuyo hábitat natural es entre las plantas altas y con gran follaje. Viven entre ellas, siendo su lugar de refugio y también se alimentan de ellas en ciertos casos. La mayoría de estos animales pueden ser clasificados como herbívoros porque se alimentan a base de vegetales y frutos diversos. 

Un buen ejemplo es el mono araña, que es una de las muchas variedades de monos que hay en el planeta. Es habitual encontrar a estos animales balanceándose ágilmente entre las ramas de los árboles altos. También está el mono saraguato, la ardilla y una gran variedad de serpientes y otros reptiles. También hay que hacer mención del oso hormiguero, iguanas, cocodrilos y del puercoespín

Son animales de diversos tamaños, entre los cuales también incluimos a los insectos. Asimismo, en algunos costes encontramos mamíferos diversos como las liebres, ratas y ratones de campo. A esta lista también se añaden el águila, tapir, coyotes, jaguares, venados, pumas, palomas, codorniz y gallinas de monte. La biodiversidad de un bosque lluvioso tropical es amplia. 

Es importante decir que la contaminación y el cambio climático ha ocasionado que la biodiversidad se encuentre en peligro. Este es el hábitat natural de varias especies de animales que no sobreviven en otros territorios o climas. Además, también los bosques proporcionan otros beneficios hacia el resto del planeta. 

También hay que destacar que ellos generan grandes cantidades de oxígeno, lo cual beneficia a los seres humanos y otros seres vivos. También los bosques lluviosos tropicales absorben el 50 % del dióxido de carbono.