¿Qué es el chaparral?

El chaparral es un tipo de bioma terrestre que presenta características en común con otras tipologías y por ello suele pasar desapercibido. Asimismo, puede ser difícil diferenciarlo por las mismas razones. Se debe a que estos son entornos donde podemos encontrar diferencias en el terreno desde llanuras, colinas e incluso montañas

Lo encontramos en todos los continentes, siendo la ubicación de referencia su cercanía con el Ecuador; a unos 40 grados por debajo. Además, los chaparrales conocidos están más allá de los Trópicos de Cáncer y de Capricornio. Algunos ejemplos de chaparrales son los que se encuentran California y zonas cercanas al mar Mediterráneo. También encontramos algunos en México y en el norte de África. 

¿Cómo es el clima de los chaparrales? 

En los chaparrales el clima cambia constantemente y es habitual con el cambio de las diferentes estaciones. Por ejemplo, en verano el clima es mucho más seco, un periodo de sequía que puede durar hasta cinco meses consecutivos. Asimismo, ocurre con las otras estaciones donde el clima es extremo. Incluso, durante el verano aumenta el riesgo de los incendios accidentales y causados por los seres humanos de manera intencional. 

Por ejemplo, en California es habitual que se registren varios incendios al año. Esta es un área donde encontramos chaparrales en donde se construyen viviendas y conjuntos residenciales. Es por ello que en esta zona se tiene un mayor control para evitar en lo posible los incendios. De hecho es habitual que periódicamente se anuncien evacuaciones para evitar que las personas se pongan en riesgo cuando los incendios no pueden ser controlados. 

En promedio la mayor parte del año se registran temperaturas dentro de un rango comprendido entre los 30 y 40 ° F. Sin embargo, durante la temporada de invierno la temperatura promedio es de 100 °F. En cuanto a las precipitaciones anuales no suele ser mayor de 170 mm

La vegetación de los chaparrales 

Dado a que el bioma chaparral registra cambios abruptos en la temperatura son pocas las plantas que pueden sobrevivir en estas condiciones. Además, durante los periodos de sequía hay escasez de agua. Por ello, la variedad vegetal que encontramos en este bioma son las plantas esclerófilas. Sin embargo, es más probable encontrar ejemplares de estas plantas en las áreas boscosas, donde puede haber un acceso limitado al agua que necesitan. 

Uno de los mejores ejemplos son los eucaliptos que es típico de este bioma. También se desarrollan otras especies vegetales que se caracterizan por tener hojas pequeñas y de gran dureza al tacto. Esta es una característica evolutiva que desarrollan para poder almacenar agua en su interior y sobrevivir durante el verano extremadamente caluroso y cinco. Además, la forma puntiaguda de las hojas es un diseño que les permite extraer humedad del aire. 

Otros ejemplos son los cactus, robles, matorrales y arbustos. Lo que llama la atención es que estas son plantas que también crecen en el bioma del desierto. Ello se debe a que ambos biomas conviven uno al lado del otro, ya que suelen ser vecinos en la mayoría de los casos. 

Actualmente se ha podido identificar a 2,000 variedades de plantas en el bioma del chaparral. Algunas de ellas se caracterizan por desarrollar hojas pequeñas con una textura peluda, que es otro sistema que les permite retener y usar de manera más eficiente el agua. Igualmente, también desarrollan raíces largas y con un complejo entramado que se extiende por varios metros para así poder recolectar la mayor cantidad de agua posible. 

Otra característica peculiar de las plantas que pertenecen a este bioma es el material altamente inflamable de sus hojas. Esta es otra razón por la cual son zonas propicias a que fácilmente se generen incendios. Asimismo, la corteza de sus troncos y ramas resisten el fuego. A su vez las semillas de estas plantas permanecen inactivas en condiciones normales, es durante los incendios cuando la cubierta externa se abre permitiendo que la semilla brote y se desarrolle. 

También hay que destacar que en los chaparrales hay suelos alcalinos, que están cubiertos de chernozems. En las praderas destacan por su color oscuro, entre gris y negro oscuro. Es resultado del proceso de descomposición del humus. La alcalinidad del suelo es resultado del movimiento del agua hacia arriba, lo cual ocasiona que el carbonato de calcio se concentre y cambie su composición. En cambio, en las praderas con hierbas altas los suelos son de color marrón y estructura arcillosa. 

La fauna de los chaparrales 

La mayor parte de los animales que encontramos en los chaparrales está clasificada como fauna nocturna. Ello se debe a que para adaptarse a las condiciones del lugar sus horas de mayor actividad se desarrollan durante la noche. También es resultado de que en los días son generalmente calurosos. 

La mayoría de estos animales permanecen inactivos durante las horas diurnas, por lo cual duermen y descansan hasta la llegada de la noche. En las horas nocturnas es cuando desarrollan las actividades de caza y búsqueda de alimentos. La excepción a esta norma son los reptiles como los lagartos y lagartijas

Es corta la lista de animales que tienen como hábitat a los chaparrales, ya que no todos pueden sobrevivir en las extremas condiciones de estas zonas. Algunos de los más comunes son los gatos monteses, chacales, pumas, coyotes y venados. Las estadísticas demuestran que es poca la población de estos animales, ya que el avistamiento de ejemplares no es muy común. 

Otras especies animales propias de estos lugares son los insectos tales como los escarabajos y la mantis religiosas. Es más común encontrar abejas, ya que pueden sobrevivir por varios días sin tomar agua. Asimismo, toleran bien el clima caluroso del verano y el clima frío del invierno. 

También en este bioma encontramos 100 especies de aves, Son animales que se adaptan perfectamente a los climas cálidos y secos. Además, también pueden sobrevivir varios días con poca agua y en temperaturas extremas. Un buen ejemplo son los pájaros carpinteros, así como también los buitres quienes registran una mayor cantidad de ejemplares vivos.