¿Qué es el taiga?

La taiga es un bioma que se caracteriza por ser boscoso y de clima frío. Se encuentra ubicado hacia el hemisferio norte del planeta y en su mayor parte se trata de bosques de coníferas. Un dato curioso es que el origen de esta palabra es del idioma ruso, por lo cual taiga se traduce como “tierra de palos pequeños”. 

Las zonas que podemos identificar como taigas son las que se encuentran hacia las inmediaciones del círculo polar ártico. Algunos ejemplos son el norte de Rusia, Siberia, Canadá y Alaska en Estados Unidos. 

Importancia de las taigas 

Es importante decir que este bioma es muy importante para los seres vivos del planeta porque aquí es en donde se purifica el aire. Es decir, cómo está constituido por zonas de extensos bosques, aquí sucede un proceso de oxigenación y fijación del carbono. Por consiguiente, su existencia es esencial para poder procesar grandes cantidades de CO2. Asimismo, tiene una participación primordial en el procesamiento de los gases de efecto invernadero. 

También estos bosques son la principal fuente de madera para uso industrial en todo el mundo. Además, es reconocida como uno de los biomas con mayor diversidad vegetal. Los científicos han estimado que su origen se remonta a 23.000 a 16.500 años atrás. Originalmente, en esta zona se desarrollaron varias especies vegetales que ahora están ampliamente distribuidas en todo el mundo. Eventualmente, algunas de ellas desaparecieron. 

Características del clima de la taiga

El clima de la taiga es frío, con períodos de sequedad. La  temperatura media es de 19 °C en verano y en invierno es de -30 °C. Científicamente se ha asignado el término permafrost para referirse a estos climas con estas características en particular. También hay que destacar que las precipitaciones anuales son de 450 mm en promedio. 

Durante el invierno las temperaturas más extremas que se pueden registrar es hasta los menos 54 grados centígrados. En cambio, durante el verano llegan a alcanzar los 19 grados centígrados. La temperatura constante es de 0 a 5 grados centígrados. 

En cuanto a las precipitaciones anuales, el registro mínimo es de 160 mm y el máximo es de 1000 mm. La media es de 400 a 700 mm. Además, durante el invierno hay nevadas que pueden perdurar durante todo el año en las zonas de mayor altitud. 

La vegetación del bioma de taiga

Las plantas propias de este bioma han desarrollado capacidades adaptadas al clima frío con períodos de sequía. Además, el ciclo de vida de la mayoría de estas especies es corto, siendo una media de cuatro meses. La mayoría de ellas desarrollan hojas en forma de aguja, que son además largas. Esta es una característica de su estructura adaptada para poder captar la luz solar y hacer la fotosíntesis sin pérdida de agua. 

La vegetación predominante son las coníferas. Se trata de árboles de gran altura que crecen en grupos que ocupan grandes extensiones de bosque. Dada la estructura de sus troncos y ramas, pueden tolerar las condiciones extremas de los ambientes con temperaturas heladas. También son plantas denominadas como perennifolios. Significa que estas son especies de plantas que durante el otoño no pierden sus hojas, por lo cual pueden seguir ejecutando el proceso de fotosíntesis. La altura promedio de estos árboles es de 40 metros

La forma de sus copas se describe como piramidal, es una característica común que la parte más alta termine en pico. Esta forma es posible gracias a que desarrollan ramas tupidas con gran cantidad de hojas.  Otra vegetación que se desarrolla en esta zona es el musgo, los helechos y los líquenes. 

Estas son formaciones boscosas y tupidas de coníferas, pinos, abetos, abedules y otras variedades de árboles que crecen en zonas con temperaturas bajas. Crecen en grandes conjuntos, a excepción de los suelos donde incluso puede haber pocos nutrientes porque allí crece vegetación baja. Presentan la particularidad de mantener un vivo color verde durante todo el año. Además, sus hojas son perennes y no se caen. 

En cambio las variedades de árboles de colores más oscuros tienden a absorber más calor de la luz del sol. En estos casos en particular el proceso de fotosíntesis es mucho más eficaz. También otra característica particular de estas variedades es que su estructura es similar a un cono invertido. Esta es una característica adaptativa que desarrollan para evitar que la nieve rompa las ramas a causa del peso. 

En comparación a otros biomas en este caso la taiga se caracteriza por su escasa biodiversidad vegetal. La excepción son las zonas de taiga que se encuentran cercanas a las regiones del sur. En estos casos en particular el clima es mucho más benévolo y propicia el desarrollo de otras especies vegetales. En estos bosques mis textos podemos encontrar sauces, álamos y abedules

Es usual que la taiga antes era geográficamente a la tundra. Significa que estos biomas son vecinos y comparten ciertas características en cuanto a su temperatura y vegetación. Entre los límites que hay entre ellos encontramos vegetación de baja altura y suelos áridos que están en permafrost. 

La fauna del bioma de taiga 

La fauna de las zonas de taiga tiene un abundante pelaje. Esta es una característica que sus cuerpos desarrollan para poder adaptarse y tolerar el clima frío. Algunos ejemplos son los roedores, ardillas, conejos y liebres. Asimismo, hay una amplia variedad de especies de osos, como los osos pardos porque este es su hábitat natural. 

Por otra parte, también hay distintas especies de insectos y gusanos excavadores. También en estos lugares encontramos animales tales como el lobo, zorro, comadreja, lince, alces, ciervos y el gato montés

Asimismo, hay una amplia variedad de aves que habitan estos lugares como los búhos y los halcones. Estas son las aves más representativas porque se registran grandes poblaciones de estos animales. Sin embargo, algunas de ellas deciden emigrar hacia otras zonas y latitudes, donde hay una temperatura más cálida y cuando las temperaturas descienden en invierno.