¿Qué son los biomas? Clima, vegetación y fauna

En palabras simples, un bioma es una área definida geográfica y climáticamente. Igualmente, posee características específicas de flora y fauna. Además, presenta notables relaciones entre factores geológicos y climáticos. No obstante, es importante señalar que el factor más importante en un bioma es siempre el clima.

Este concepto de bioma es cada vez más importante. Se utiliza mucho para acotar, entender y estudiar espacios naturales de manera integral. No obstante, sucede que se suelen confundir los conceptos de bioma y ecosistema. Son parecidos, pero apuntan a cuestiones diferentes y escalas distintas. 

Diferencias entre bioma y ecosistema

Antes de proseguir, es necesario aclarar las diferentes de estos términos. En primera instancia, debemos aclarar que un “bioma” es más amplio que un “ecosistema”. De hecho, dentro de un mismo bioma hay varios ecosistemas. Para ahondar más en las desemejanzas, exponemos algunas consideraciones al respecto. 

  • En ambos casos hay factores bióticos (seres vivos) y abióticos (agua, luz, minerales, etc.). No obstante, en los ecosistemas las relaciones entre estos elementos son mucho más cerradas y concretas que en los biomas.
  • Los ecosistemas pueden ser de varios tipos: terrestres, acuáticos, mixtos, aeroterrestres e incluso no naturales. Por ejemplo, una ciudad puede ser considerada un ecosistema. En cambio, los biomas siempre son naturales.
  • Mientras el factor más importante en el bioma es el clima, en los ecosistemas lo primordial son los factores bióticos. De hecho, un ecosistema puede definirse como una comunidad interactiva de organismos vivos.
  • Los biomas no tienen fronteras tan claramente definidas. Crecen, se solapan con otros biomas, etc. En cambio, los ecosistemas están mucho más acotados.

Finalmente, insistimos en que el clima es la médula de los biomas. Por lo tanto, todos los factores que inciden en la aparición de un tipo de clima son de gran importancia: la latitud, la altura, las precipitaciones, la localización geográfica, etc.

nevadas

Las características de un bioma

Con lo hasta ahora comentado, ya cuenta con referencias e indicios de lo que es un bioma. No obstante, es necesario esclarecer aún más este concepto. Por ello, exponemos ahora un listado con algunas de las características de los biomas.

  • Son áreas en zonas geográficas y climáticas claras, no es un concepto abstracto sino con bastante territorialidad.
  • Siempre tienen un tipo de flora y fauna característicos.
  • Suelen tener un tipo de suelo particular: árido, seco, húmedo y semiárido.
  • Conllevan dos factores muy relevantes: la temperatura y las precipitaciones.

Se añade que tienen varios ecosistemas. Por ejemplo, en un bioma selvático se combinan ecosistemas acuáticos (ríos) con ecosistemas de bosques (árboles). Es así como el estudio de los biomas se torna más complejo. No obstante, más que su complejidad lo relevante es que se observan desde una perspectiva relacionada con el planeta, no únicamente biológica.

Los principales tipos de biomas

No hay consenso respecto a la cantidad total de biomas y su categorización. No obstante, hay algunos biomas que gozan de aceptación en todos los círculos científicos, siendo ese el motivo por el cual los presentamos y describimos a continuación:

Bosques

Los bosques son un bioma de temperaturas templadas y humedad abundante. Aparece en regiones como Europa, norte de África, Centro de Sudamérica. Su principal vegetación son los árboles, lo cual genera que el suelo tenga sombra constante. En este punto, es importante aclarar que hay dos tipos de bosques: caducifolio (que pierde las hojas) y el llamado mediterráneo o perenne (que conserva las hojas de los árboles todo el año).

Tundra

Es un tipo de bioma que combina un par de factores: temperaturas bajas y muy escasas precipitaciones. Aparece en regiones polares, teniendo una vegetación baja y escasa. Preponderan los musgos y líquenes. 

Es importante señalar que hay biomas similares a la tundra por la altitud. No obstante, son llamados “alpinos”, “andinos” o con nombres que designan la zona montañosa en que se emplazan. La fauna suele tener grueso pelaje para protegerse del frío y es escasa, aunque de tamaño grande. 

Chaparral

El chaparral se encuentra a medio camino entre los climas boscosos y los xerófilos. Muchas veces, este tipo de bioma también es conocido como “mediterráneo”. Tiene lluvias suaves y veranos muy secos. 

En cuanto a vegetación, hay árboles (que son de hoja perenne) y arbustos coexistiendo junto con plantas xerófilas. Se ubica en los derredores del Mediterráneo, al sur de EEUU y norte de México, en regiones de Chile y en África. Su fauna es variada: aves, reptiles, mamíferos, diversos insectos, etc.

vegetación

Pradera

La pradera es un bioma donde las lluvias oscilan entre 300 y 1550 mm por año. Por lo tanto, la pluviosidad no permite el crecimiento de árboles y surgimiento de bosques. Las temperaturas, en promedio, están entre 20° y 29°. La vegetación dominante son los pastizales, así como muchas gramíneas. Los árboles son escasos. La geografía es plana, con especies animales que se mueven en espacios amplios y manadas, tales como los caballos o bovinos.  Las aves se adaptan a cuevas o montañas cercanas, ante la escasez de árboles.

Sabana

Las sabanas y las praderas son similares. La diferencia estriba en que las sabanas tienen mayores temperaturas, a la vez que más pluviosidad. Por lo tanto, hay ciertas cantidades de árboles y arbustos dispersos. Además, hay una marcada diferencia entre la estación seca y la lluviosa. Durante las precipitaciones, las sabanas se inundan (cosa que no sucede en las praderas). 

La vegetación cuenta con hierbas y árboles dispersos de copa plana. Abundan los arbustos. Hay mayor cantidad de aves, así como monos y otros mamíferos. Igualmente, hay grandes carnívoros como leones. Las sabanas se pueden localizar en América y África.

Desierto 

Los desiertos son biomas que aparecen en regiones con menos de 225 mm de lluvia por año. Por lo tanto, se caracterizan por la escasez de agua y una elevada evaporación. Se adiciona la poca fertilidad de los suelos, que además tienen poca o nula vegetación. Por lo tanto, padecen de un grado muy elevado de erosión por parte del viento. 

La vegetación de los desiertos es muy espaciada, predominando las especies xerófilas. No obstante, cuando llueven las pocas plantas emiten flores con rapidez y atraen insectos. Predominan los reptiles, así como animales de pequeño tamaño. También, mamíferos como los camellos; adaptados a la poca cantidad de agua. 

Taiga 

Este bioma también recibe el apelativo de bosque boreal, ubicándose en geografías del hemisferio norte; tanto de América, Europa y Asia. Su principal vegetación son las coníferas, las cuales conforman un bosque muy tupido. Es un bioma limitado al sur por la estepa y al norte por la tundra.

Las temperaturas en la taiga varían desde los 19° en verano y hasta -30° en invierno. Las coníferas llegan a tener una altura de 40 metros, por lo que son elevadas. Las especies animales son escasas y deben estar adaptadas a un frío extremo en invierno. Es frecuente conseguir renos, alces o ciervos. Las especies carnívoras son de menor tamaño; como los lobos, linces, zorros, comadrejas y otras especies de mucho pelaje para tolerar el frío. 

Estepa

Se caracteriza por una geografía llana, con mucha vegetación herbácea y muy pocas precipitaciones. El clima es árido, siempre lejos del mar. Son diferentes a las praderas en que tienen menos precipitaciones y poco verdor. El clima es extremo, llegando a ser bastante frío en invierno. No es como la tundra, ya que no es un ambiente gélido. 

En las estepas las precipitaciones jamás superan los 250 mm al año. La vegetación está conformada por hierbas bajas, matorrales dispersos y muy pocos arbustos. El suelo de las estepas es muy particular: tiene escasa materia orgánica y mucho hierro. Por eso, la poca vegetación no es verde sino rojiza o con color a tierra. 

La fauna está integrada por animales como bisontes, antílopes o pequeños mamíferos. Al ser un clima frío, no abundan los reptiles. Hay aves de caza, como las águilas, que al tener el territorio despejado son excelentes depredadoras.  La estepa es muy común en la geografía rusa. En Norteamérica, las praderas se convierten en estepas a medida que se avanza hacia el norte. 

Selva

Las selvas aparecen en regiones tropicales. Son boscosas, muy tupidas, y con una característica climática muy importante: sus grandes precipitaciones. En una selva, caen de 2000 a 5000 mm de agua al año. Por lo tanto, los árboles son muy grandes. Igualmente, gracias a esta pluviosidad, suelen tener ríos y corrientes de agua subterráneas. La vegetación es muy variada y la fauna también, con un clima de temperaturas que suelen superar los 30°.

Se consiguen selvas en el Caribe, Sudamérica, en el este de África y en el sudeste asiático. Son lugares calientes y húmedos, donde la tierra es bastante rica, pero se desgasta con facilidad. La flora abarca árboles enormes, así como otra diversidad de plantas de toda clase. La fauna tiene gran cantidad de aves, de reptiles, de mamíferos y especies de toda clase. 

Una selva es un buen ejemplo de que un bioma es más mayor que un ecosistema. De hecho, las selvas abarcan diversos ecosistemas: acuáticos (en los ríos hay cocodrilos, peces y toda una vida plural), terrestres entre las raíces de los árboles y ecosistemas completamente arbóreos en las copas de los árboles gigantescos. 

Manglar

Los manglares son biomas localizados cerca de zonas costeras al mar. Son muy abundantes, estando en zonas cálidas con litorales. El clima es de temperatura elevada, siendo por lo general un “bioma de transición”. Los manglares aparecen en el límite entre bosques, selvas o desiertos con el mar. Es el bioma por excelencia de los deltas fluviales que desembocan en los océanos. Una de sus características es que tienen una vegetación con raíces muy tolerantes a la salinidad.

Estos biomas son muy importantes, ya que impiden la erosión terrestre. Son como verdaderas barreras contra la salinidad. Por eso, en tiempos recientes se han lanzado campañas para su preservación y cuidado. 

Biomas acuáticos

Los biomas acuáticos son diversos, pudiendo ser marítimos (agua salada) o bien lacustres y fluviales (agua dulce). Además, varían de acuerdo a factores como la cercanía a la costa o a la superficie del agua. En general, se conocen más los biomas acuáticos cercanos a las costas, pues tienen mayor iluminación y son fáciles de visitar. Predominan varios ecosistemas, siendo uno de los más conocidos el del arrecife de coral.