¿Qué son los equinodermos? Características, tipos y ejemplos

Los equinodermos son una variedad de animales marinos invertebrados. De hecho su nombre hace referencia al hecho de que tienen la piel con espinas. Son una especie singular debido a que son únicos en muchos aspectos, por ello han sido objeto de estudio por la curiosidad que generan. 

Hasta ahora se han identificado un total de 7 mil especies de equinodermos, siendo algunos de ellos muy antiguos por lo cual se extinguieron. Lo que llama la atención de ellos es que no presentan las mismas características de forma y movilidad que otros animales. En cambio, son tan únicos que todavía se hacen estudios científicos para tratar de comprenderlos. 

Características de los equinodermos

Hay que destacar que los equinodermos son animales invertebrados y tienen una piel con espinas y otras protuberancias calcáreas. Asimismo, su estructura interior también se constituye a partir de material calcáreo para formar un endoesqueleto. Se describe como una serie de placas de pequeño tamaño a las cuales se les asigna el nombre de osículos.También tienen un sistema vascular acuífero. 

La forma del cuerpo se puede describir de distintas maneras dependiendo de la especie. Algunos equinodermos tienen cuerpos en forma de estrellas, mientras que otros son redondeados o con forma cilíndrica. Ellas no tienen una cabeza y tampoco un órgano que funcione como un cerebro. Solamente cuentan con órganos especializados cuya función es controlar los sentidos: táctil, ambulacrales, quimiorreceptores y fotorreceptores. 

En comparación las larvas presentan simetría bilateral, mientras que las versiones adultas muestran simetría radial. Para ser más específicos los equinodermos tienen como característica única desarrollar una forma pentámera. Es cierto que hay otros animales que logran desarrollar estructuras corporales de este tipo. Sin embargo, la diferencia radica en que estos son los únicos que cuentan con este complejo sistema de órganos. 

Hay distintas variedades que muestran sistemas respiratorios complejos. Algunos equinodermos desarrollan estructuras especiales para poder respirar. Estas se describen como branquias dérmicas en la mayoría de los casos. También hay otros que tienen pies ambulacrales. Además, es importante hacer mención del sistema vascular acuífero y del aparato ambulacral, que tienen una importante participación en este proceso. 

Hábitat y alimentación de los equinodermos

El hábitat de los equinodermos no tiene una distribución específica. Podemos encontrar a estos organismos distribuidos en zonas de distinta profundidad. Sin embargo, lo más usual es encontrarlos en aguas de alta salinidad. Ello se debe a que no tienen la capacidad de osmorregulación, por lo cual no pueden sobrevivir en entornos donde estén expuestos a aguas dulces. 

Se alimentan al captar partículas que se encuentran suspendidas en el agua. Cada variedad posee un tipo de alimento extra por el cual muestran preferencia. Por ejemplo, algunas variedades se alimentan de la vegetación marina como las algas. También hay otros que se alimentan de esponjas marinas, así como también de moluscos y crustáceos. Incluso algunos se alimentan de carroña y detritos. 

Reproducción de los equinodermos

El sistema de reproducción va a depender de la especie de equinodermo. Algunas variedades presentan géneros definidos, mientras que otros son especies hermafroditas. Estos ejemplares presentan gónadas de gran tamaño que tienen un aparato sexual no desarrollado. 

Por ello, la fecundación ocurre de forma externa, al incubar los huevos y después depositarlos en alguna zona del entorno marino. Una vez que los huevos son fertilizados el siguiente paso es esperar el desarrollo de las larvas. Se reconocen porque comienzan a desarrollar una estructura simétrica bilateral. Eventualmente pasan por una serie de transformaciones físicas hasta llegar a la etapa adulta, donde desarrollan su característica simetría radial. 

También hay equinodermos asexuales. En este caso el sistema de reproducción se origina al separar una parte de sus cuerpos. Como resultado se van creando varios ejemplares con una apariencia idéntica. Adicionalmente, poseen la capacidad de regenerarse al desprender de forma voluntaria una parte del cuerpo. 

Tipos de equinodermos

La forma en la cual se clasifican los equinodermos es teniendo en cuenta sus características taxonómicas, como se muestra a continuación: 

  • Asteroidea: Esta es la variedad de equinodermos más común. Sus cuerpos tienen un disco central desde donde nacen los cinco brazos que forman la estrella. También es la variedad que se caracteriza por mostrar un variado colorido. En total hay 1800 especies. 
  • Crinoidea: Sus cuerpos son descritos como muy similares a la planta de Lirio. Básicamente constan de brazos que se unen a un pedúnculo, que es similar al pétalo de una flor. En este caso encontramos algunos ejemplares que pueden moverse del lugar, aunque lo más común es que se queden fijos al sustrato. En total hay 600 especies.
  • Echinoidea: Se les conoce también con el nombre de erizos de mar porque sus cuerpos son similares a un globo. El esqueleto externo desarrolla espinas o púas, que ocasionalmente usan para poder movilizarse. En total hay 950 especies.
  • Holothuroidea: Esta variedad posee la característica de desarrollar un cuerpo de forma alargada y constitución blanda. Son la excepción a la norma de desarrollar un cuerpo con simetría radial. Sin embargo, su estructura interna si desarrolla una forma compuesta por sistemas en múltiplos de cinco. Hay alrededor de 1400 especies.
  • Ophiuroidea: Sus cuerpos pueden describirse como estrellas pero no presentan una forma bien definida, Tienen un disco central desde donde nacen cinco brazos, pero éstos son más delgados y largos. Hay alrededor de 2000 especies.

Ejemplos de equinodermos

El ejemplo más común de animal equinodermo son las estrellas de mar común. Su nombre científico es Asterias rubens y prácticamente las encontramos en las costas de todo el noroeste del océano Atlántico. Se reconocen a simple vista porque sus brazos tienen punta roma y también porque la capa exterior de sus cuerpos desarrolla protuberancias calcáreas. 

También está la estrella de mármol cuyo nombre científico es Fromia monilis. Presentan la característica distintiva de tener disco central de color rojo, desde donde nacen cinco brazos. Las protuberancias que desarrollan en su capa externa suelen ser de color crema. Esta combinación de colores y los matices que se crean son similares a las baldosas de mármol.