¿Qué son los reptiles? Características, tipos y ejemplos

Los reptiles son animales importantes en la evolución y zoología terrestre. Hace miles de millones de años, dominaron el planeta durante la era de los dinosaurios. No obstante, muchos de sus especímenes han quedado extintos. Asimismo, de los reptiles surgen las aves actuales. Se trata de un tipo de animales muy antiguos, del cual aún existen muchos en la Tierra.

Tanto los reptiles y anfibios son estudiados en una especialidad llamada herpetología. Algunos cálculos señalan que cerca del 10% de la fauna terrestre forma parte de la clase reptilia, lo cual da un aproximado de 8.238 especies. Por lo tanto, representan un campo de estudio amplio. Además, muchos de estos animales viven en tierra y agua.  No obstante, es importante no confundir a los anfibios con los reptiles.

Las diferencias entre anfibios y reptiles

Hay animales como las ranas, las salamandras y tritones que son parecidos a los reptiles. No obstante, son distintos e implican taxonomías diferentes. Al respecto, indicamos algunas de las diferencias más relevantes.

  • Los anfibios pueden habitar indistintamente en agua o tierra. Muchos reptiles son acuáticos, como los cocodrilos y tortugas. No obstante, no habitan propiamente en el agua como sucede con los peces, sino que se sumergen. Además, siempre necesitan salir a tierra y respirar aire.
  • Los anfibios suelen tener grandes transformaciones en su desarrollo. El caso más evidente es el de las ranas, que pasan por fases como la de renacuajos y luego animales adultos. Los reptiles no tienen tales transformaciones.
  • Un reptil puede habitar en sitios secos. Hay lagartijas que sobreviven en los desiertos, por mencionar un ejemplo. En cambio, los anfibios siempre requieren de un entorno húmedo.
  • La piel de anfibios y reptiles es diferente. Hay reptiles con la piel muy dura, con la piel lisa y suave o con escamas. En cambio, los anfibios siempre tienen la epidermis blanca y con una secreción resbalosa.

Finalmente, está el tema del tamaño. Hay reptiles grandes, como cocodrilos o el dragón de Komodo. En cambio, los anfibios son animales de menor talla. Se añade que los reptiles son más fuertes y se considera que son más evolucionados que los anfibios. 

Las características de los reptiles

Una vez establecidas las disimilitudes entre reptiles y anfibios, corresponde detallar las peculiaridades de los reptiles. Al respecto, mostramos un listado con las características de los animales catalogados en la clase reptilia.

  • Son animales vertebrados, es decir, poseen una espina dorsal o columna vertebral.
  • Se trata de animales de sangre fría. Su metabolismo no permite la termorregulación, lo cual los distingue de otros seres vivos como los mamíferos y las aves. Por eso, necesitan estar en ambientes con temperaturas similares a las que necesitan sus cuerpos. 
  • Con excepción de las serpientes, los reptiles con cuadrúpedos.
  • Al ser animales de sangre fría, habitan en zonas cálidas para mantener una correcta temperatura corporal. Por ende, tienen hábitos ectotérmicos: se exponen al sol cuando necesitan calentarse y se colocan en sombra o agua cuando necesitan bajar la temperatura corporal.
  • Poseen pulmones y respiran aire. No poseen branquias o modo de respirar bajo el agua.
  • Su piel no posee glándulas, sino escamas epidérmicas. Algunos, como los cocodrilos, llegan a tener la epidermis muy dura. Incluso, las tortugas llegan a tener una verdadera coraza protectora.
  • Los reptiles no mastican la comida, sino que la tragan. Los dientes sirven para apresar o desgarrar; pero no poseen molares para macerar. Por eso, en su sistema digestivo liberan una enorme cantidad de ácidos. Además, la digestión es muy lenta por este motivo. Un ejemplo al respecto son las serpientes.
  • Algunos reptiles poseen dientes venenosos, como sucede con las serpientes y ciertas especies de lagartijas.
  • Son animales herbívoros y carnívoros. Hay muchos que se alimentan de insectos.
  • Las extremidades de los reptiles son cortas. No son animales de patas largas, o incluso sucede que las extremidades están ausentes. 
  • Los reptiles son ovíparos, ya que se reproducen poniendo huevos.

Es importante indicar que la gran mayoría de las especies de reptiles se han extinguido de la tierra. Quedan pocas especies, pues casi todos los que aparecieron en el planeta estuvieron durante la larga etapa de los dinosaurios. Además, los que han sobrevivido son de mucho menor tamaño en nuestra época. 

clasificación de reptiles

Clasificación científica de los reptiles

Existen diversos tipos de reptiles. Incluso, se puede aseverar que son una clase zoológica bastante heterogénea. Esa es la razón por la cual ha sido necesario catalogarlos para su mejor estudio y entendimiento.

Squamata 

Este orden de la clase reptilia abarca a las lagartijas y serpientes. Se caracterizan por tener una piel escamosa. Además, son el orden de reptiles más abundantes con casi 8.000 especies. Algunos de estos ejemplares son capaces de desprender la cola. Otros, no poseen extremidades y se mueven arrastrándose. 

Se considera que las lagartijas y serpientes tienen mucho en común. De hecho, los ofidios son reptiles que han perdido sus extremidades. Por este motivo, se mueven de una manera diferente y se despliegan en ambientes muy particulares. 

Crododilia

Son reptiles grandes, depredadores y semiacuáticos. Abarca a los cocodrilos, caimanes, aligatores y gaviales. Tienen el aspecto de grandes lagartos, muy robustos, con una piel muy gruesa. Sus dientes son cónicos y muy grandes, capaces de atrapar presas y con fuerza en la mordida. Son excelentes nadadores y se desplazan con más lentitud en tierra debido a la combinación de extremidades cortas y peso elevado.

Sphenodontia

Es un orden de reptiles conocido como “tuataras”, el cual solo posee tres especies y que únicamente habitan en Nueva Zelanda. Una de sus peculiaridades es que poseen un “tercer ojo”. Se trata de una parte del hipotálamo sobresaliente, que tiene funciones fotorreceptoras. Este órgano es llamado “ojo pineal” y en estos reptiles está tan desarrollado que incluso tiene retina y cristalino. 

Testudines

Son reptiles que se caracterizan por no tener fenestraciones en el cráneo. Abarcan una clase más amplia, llamada “anápsidos”. En la actualidad, los únicos reptiles de este tipo que no se han extinguido son las tortugas (testudines), también llamados quelonios. Muchas especies de reptiles prehistóricos tampoco tuvieron fenestraciones en el cráneo, pero ya no existen.

Las tortugas tienen el cuerpo ancho y un duro caparazón protector. Se caracterizan por su lento desplazamiento, existiendo tortugas acuáticas y terrestres. Si bien las tortugas pueden nadar, sucede que las marinas poseen extremidades en forma de aletas y no de patas con uñas. 

Ejemplos de reptiles

Como dijimos con anterioridad, los reptiles comprenden cerca del 10% de los seres vivos del planeta. Hay muchas lagartijas, serpientes y tortugas que la gente suele reconocer. No obstante, queremos hacer una descripción de algunos reptiles que resultan bastante peculiares. 

Dragón de Komodo

Su nombre científico es Varanus Komodoensis, siendo endémico de Indonesia. Es el lagarto de mayor tamaño del mundo, pues alcanza los 2 y 3 metros de longitud. Es un animal fundamentalmente carroñero, pero también es cazador. Una de sus peculiaridades es su extraña salida, la cual está plagada de gérmenes y bacterias. Por eso, al morder de inmediato causa una infección que resulta ser mortal o debilita a su presa.

Poseen una larga y fuerte cola, teniendo además una lengua delgada que les permite captar aromas y sabores con mucha agudeza. En cambio, es capaz de ver a una distancia de 300 metros, pero con pobre visión nocturna. En buena medida, esto sucede porque no tiene enemigos naturales, por lo tanto no necesita cuidarse en horas de la noche. En dado caso, muchos ejemplares jóvenes mueren porque salen del huevo con pequeño tamaño y son atacados por otros depredadores. No obstante, si llegan a edad adulta casi ningún otro ser viviente los enfrenta.

Camaleón

Hay 161 especies de camaleones. Son pequeños reptiles que tienen la habilidad de cambiar de color, logrando mimetizarse con su entorno. Hay algunos diminutos, de sólo centímetros de largo. Otros, llegan a medir hasta 68 cm. Suelen mostrar crestas en la cabeza, con protuberancias nasales e incluso cuernos. Un dato curioso es que no poseen oído externo, pues captan los sonidos gracias a la vibración sobre su piel y patas.

Otra peculiaridad de los camaleones son sus ojos. Estos ojos son grandes respecto al cráneo del animal y se pueden mover de manera independiente. Por ejemplo, un ojo puede estar “mirando hacia adelante y el otro hacia atrás”. Gracias a esta combinación, llegan a ver su derredor en un rango de 180°.

A su vez, también es muy llamativa la lengua de los camaleones. Esta lengua es larga, saliendo con una enorme rapidez de 0,004 segundos para atrapar a sus presas. En general, los camaleones son lentos y casi no se mueven. Permanecen ocultos al cambiar de color, atrapan presas con su larga lengua y miran en derredor con sus ojos, los cuales son la única parte de su cuerpo en perenne movimiento.

Anaconda

Su apelativo científico es Eunectes murinus, siendo la serpiente de mayor tamaño en el mundo. Habita en ríos y zonas pantanosas, pues gracias a su peso logra moverse mejor en el agua que en tierra. Es una especie endémica de sudamérica, siendo su hábitat predilecto toda la cuenca del Amazonas. Llega a medir entre 5 y 10 metros de longitud, siendo además bastante voluminosa.

Curiosamente, no es una serpiente venenosa. Ataca enrollándose sobre el cuerpo de sus víctimas con mucha fuerza, lo cual logra gracias a sus potentes músculos. Además, suele atrapar animales como ciervos y otros mamíferos para arrastrarlos al agua, matándolos por inmersión. Incluso, son capaces de atacar y devorar a otros grandes reptiles como lo son los caimanes o los cocodrilos.

Una vez que devoran a su presa, suelen quedar en un estado similar a la hibernación. Se  trata de una larga digestión, que dura meses, en la cual la anaconda segrega en su sistema digestivo grandes cantidades de ácido que disuelve hasta los huesos de sus víctimas. 

Cobra Real

Es un oficio endémico de la India y del Sudeste Asiático. Mide entre 5 y 6 metros de largo, siendo una serpiente de aspecto delgado. Posee una estructura llamada “capucha”, la cual es típica de las cobras: dos membranas o abultamientos en los laterales del cráneo. Es una especie que ataca a otros ofidios para alimentarse de ellos (el nombre científico de las cobras reales es Ophiophagus hannah, que significa literalmente “comedora de serpientes”).

Resulta ser muy venenosa. Además, al alimentarse casi exclusivamente de otras serpientes cumple un rol medular en el control de los ofidios en ciertos territorios. Muy conocida en diversas culturas por su ferocidad, es una serpiente cuya anatomía y características le permiten atacar con rapidez. 

Cocodrilos

Es una familia de saurópsidos muy extendida; ya que se hay ejemplares de cocodrilos en África, Asia, América y Australia. Sus características principales son sus hábitos semiacuáticos y que poseen un gran tamaño. Además, son carnívoros y muy peligrosos depredadores. Se alimentan de peces, de mamíferos y animales en general que logran atrapar con sus fuertes fauces repletas de dientes.

El tamaño varía, siendo el ejemplar más grande el “cocodrilo marino” que llega hasta los 8 metros de longitud. Luego, está el cocodrilo del nilo con 6 metros. Son reptiles con la piel muy dura y escamosa. Curiosamente, son bastante inactivos, ya que suelen pasar ratos largos simplemente sobre las arenas o tierras. En cambio, se sumergen en el agua cuando necesitan refrescarse y también pueden durar bastante rato sumergidos. No obstante, prefieren estar flotando con la cabeza y fosas nasales sobre la superficie. 

Un dato interesante es que son los animales de respiración pulmonar que más tiempo logran sumergirse bajo el agua. Llegan a superar a las ballenas, pues los cocodrilos pueden permanecer hasta 6 horas bajo el agua gracias a sus enormes pulmones. 

Tortugas galápagos

Es la especie de tortuga más grande que existe, pues llega a medir más de 2 metros de largo con un peso de 400 kilogramos. Se añade que poseen una esperanza de vida de más de 100 años. Incluso, con todos los cuidados del cautiverio se han llegado a reportar animales de más de 170 años. Poseen enormes caparazones óseos, siendo además endémicas de las islas Galápagos (de ahí su nombre).

Son animales tranquilos y sedentarios. Se desplazan con lentitud, siendo poco probable que los puedan atacar debido a su gigantesco y duro caparazón. Son herbívoras, siendo uno de sus alimentos predilectos las frutas que caen de árboles y estas tortugas comen en el suelo. Permiten que los pájaros picoteen en su derredor. De hecho, es una relación de mutua ganancia entre las tortugas y las aves. Las aves les quitan bichos y restos de comida, lo cual le ayuda a estos reptiles cuyas cortas extremidades impiden que se aseen por su cuenta.