Tiburón blanco: características, alimentación y hábitat

Tal vez, es el depredador marítimo más conocido de todos. Llevado al cine en una serie de filmes que lo muestran como un gigante aterrador, no se puede negar que es un animal creado para cazar y devorar. Su nombre científico es Carcharodon carcharias, un apelativo que significa “dentado” o de “dientes agudos”. Desde el año 1758 se le colocó el nombre científico a este enorme pez.

Se trata de un animal con una interesante evolución, ya que forma parte del linaje de los primeros vertebrados. A su vez, es descendiente del Megalodón, el cual es considerado el tiburón prehistórico más gigante de todas las épocas. Su cuerpo es cartilaginoso, por lo que al morir estos peces se descomponen casi por completo. En dado caso, algo que suele permanecer es el sistema óseo de sus grandes fauces, las cuales muestran una gran cantidad de dientes de gran tamaño y que tienen forma aserrada. También, son bastante conocidos por su gran aleta que se aprecia en la superficie cuando nadan cerca de las costas.

Características de los tiburones blancos

Todos tenemos una imagen de este enorme pez. No obstante, es necesario detallar sus peculiaridades fisiológicas. Además, de esa manera se logra comprender que su anatomía es el resultado de una adaptación y evolución que resultan fascinantes en la naturaleza. Por eso, a continuación hablamos de algunas señas de estos peces tan conocidos.

  • Tienen un cuerpo fusiforme a la vez que una gran robustez. Por eso, son un tipo de tiburón bastante diferente a otras especies. Por lo general, los tiburones tienen un cuerpo más bien de aspecto aplastado. 
  • Su morro (conjunto de nariz y fauces) es cónico y muy fuerte, siendo de aspecto corto.
  • Sus fauces son bastante peculiares, pues su boca es grande y siempre queda entreabierta. Digamos que una extraña curiosidad es que los tiburones no pueden cerrar la boca completamente.
  • La anterior característica anatómica tiene una razón: el tiburón blanco necesita que el agua entre a su cuerpo y genere un flujo. Si este flujo se detiene, el animal muere ya que no posee “opérculos”. Esta última estructura es la que ayuda a otros peces a flotar. Si un tiburón blanco cerrase por completo la boca, se hundiría.
  • Otra peculiaridad: es un animal sin “vejiga natatoria”. Por lo tanto, este gran pez necesita estar en constante movimiento para mantenerse a flote. Un tiburón blanco siempre está nadando. Incluso, cuando descansa (duerme) su cuerpo sigue moviéndose aunque su metabolismo entra en una fase de mínima actividad.
  • Sus dientes son un tema interesante. De hecho, hay datos que resultan sorprendentes. Por ejemplo, tiene varias hileras de dientes. Los humanos tienen sólo una hilera, pero los tiburones blancos poseen varias y la increíble cantidad de 300 (trescientos) dientes en promedio.
  • ¿Cuánto miden los dientes de un gran tiburón blanco? Llegan a medir hasta siete centímetros de largo. Además, tienen forma de sierra; con picos laterales que no se clavan en la carne de sus presas.
  • La mordida de estos peces se calcula con una fuerza estimada entre 12 y 24 toneladas de fuerza. Para tener una idea: esta magnitud equivale a 300 veces la fuerza de la mordida humana.
  • Exceptuando la vista, sus sentidos son bastante desarrollados. Si bien solo ven de cerca, sucede que su olfato logra captar presas a kilómetros de distancia. 
  • El tamaño de los tiburones blancos oscila entre los 5 y 7 metros. No obstante, hay algunos ejemplares excepcionales que superan esta longitud. No obstante, son escasos estos avistamientos y en promedio se acepta que miden en promedio 6,4 metros de largo.

Todo lo mencionado hace que el tiburón blanco resulte un animal fascinante para la ciencia. Su evolución lo ha convertido en un “superdepredador”. Prácticamente, no tienen enemigos naturales. Su cuerpo tiene una forma similar  a la de un torpedo, por lo que logra nadar y embestir a gran velocidad. Sus dientes y boca capturan todo tipo de presa y la devoran al instante. 

¿Cómo es la alimentación de los tiburones blancos?

Es un pez completamente carnívoro. Su principal estrategia de cacería consiste en una emboscada. Su táctica es ubicarse a varios metros bajo sus presas. Se impulsan con mucha velocidad, atrapando con sus fauces su alimento. 

Su dieta es variada en cuanto a especies, siendo algunos de los animales de los que suele alimentarse los siguientes: focas, leones marinos, pequeños cetáceos, pingüinos, atunes y otros peces. Incluso, este pez puede saltar varios metros por encima del agua para atrapar aves en pleno vuelo.

Distribución y hábitat de los tiburones blancos

Son peces que tienden a vivir cerca de las costas y plataformas continentales. No son depredadores ni habitantes del mar abierto, como sucede con las ballenas. En las zonas cercanas a los litorales, hay mayor cantidad de luz y algas. La combinación de estos dos factores hace que haya más comida para este animal. 

No son peces de agua fría, por eso es poco posible hallarlos en los océanos Ártico y Antártico. Algunas de las zonas del planeta donde es posible localizarlos son las siguientes:

  • Son frecuentes en el Caribe, sobre todo en las Antillas Menores. También, en el Golfo de México y en la Florida, ascendiendo por la costa de EEUU hasta Terranova.
  • En la franja costera del Río Grande.
  • En el Pacífico americano, también hay tiburones blancos desde Baja California hasta los sectores sureños de Alaska.
  • Desde Panamá hasta Chile también hay abundancia de estos peces.
  • Prácticamente en todos los archipiélagos del Pacífico hay ejemplares de estos tiburones, así como en las costas de Australia.
  • Desde el norte de Filipinas hasta las riberas de Japón.

De lo anterior, se deduce que es un tiburón bastante extendido. Habita en gran cantidad de regiones, por lo que resulta muy conocido en todo el mundo. Muchas culturas han hecho referencias al gran tiburón blanco, reconociendo su ferocidad, pero también admirando su fuerza y capacidad de imponerse en sus ecosistemas. 

Comportamiento y reproducción del tiburón blanco

Es un animal solitario, jamás se encuentra un cardumen o pareja de estos tiburones. Merodeador incansable,  es un pez que logra transitar enormes distancias. Es capaz de sumergirse hasta 1 kilómetro de profundidad, pero suele estar en zonas más cercanas a la superficie, ya que ahí está la mayoría de sus presas.

Este animal se reproduce en aguas templadas. Además, su temporada de reproducción acontece en épocas de primavera o verano. El macho y la hembra solamente se encuentran para la fertilización. Esta reproducción ovovivípara, lo que significa que la fecundación da lugar a unos huevos, los cuales se desarrollan dentro de la hembra. Una vez que las crías están desarrolladas, entonces son expulsadas del exterior. 

Es importante indicar que la hembra no cuida a sus crías. Estas nacen ya con un tamaño importante, siendo capaces de defender y cazar por su cuenta. De hecho, las crías se alejan inmediatamente de la madre para no ser devoradas por ella. El canibalismo es muy común entre los tiburones blancos. Incluso, ocurre en el propio vientre materno. Las crías ya desarrolladas, al salir del huevo, durán un tiempo en el interior de la madre. En ese proceso, son capaces de atacarse entre ellas. 

Un tiburón blanco prácticamente no tiene enemigos naturales. Se encuentra en la cima de la cadena alimenticia, por lo que puede moverse a sus anchas por las aguas. En dado caso, los pocos peligros de esta especie lo representan grandes depredadores como los cachalotes; o bien que un tiburón blanco de enorme tamaño ataque a otros de menor envergadura.