Tortugas marinas: tipos y características

Las tortugas marinas son uno de los animales más llamativos que habitan los mares y océanos tropicales. Es destacable cómo llaman la atención por su belleza y carácter tranquilo. Asimismo, los biólogos los encuentran fascinantes por causa de su longevidad, uno de los temas de estudio más importantes.

Características de las tortugas marinas 

Estos animales pertenecen a la clasificación de los reptiles y su nombre científico es Chelonioidea. La cualidad física característica de las tortugas es su caparazón, que funciona como una coraza protectora de gran grosor y resistencia. Lo que hace único al caparazón de las tortugas marinas es que está unido por dos lados. Es decir, es un sistema de protección natural cuyo diseño les ayuda a protegerse del acecho de sus depredadores. 

Pero también hay que hacer distinción en que los caparazones de las tortugas marinas presentan otras particularidades únicas. No son homogéneos; lo que implica que no muestran uniformidad en el color, textura y en el grosor. Cada especie y subespecie de tortuga marina tiene un caparazón con un diseño único

Asimismo, también tienen cuatro patas, las cuáles al mismo tiempo las usan como aletas para poder nadar. Recordemos que estos animales tienen como hábitat natural las playas y el mar. Por lo tanto, están capacitadas para caminar sobre la arena y también para nadar con gran agilidad. 

Otra característica distintiva de las tortugas de mar es el largo de su cuello. El efecto elástico de su movimiento, es gracias a su estructura compuesta por ocho vértebras. Por ello, para ellas es muy fácil sacar y guardar el cuello hacia el interior del caparazón. Sin embargo, para ellas no es muy fácil lograr moverlo con facilidad. 

También es importante mencionar que ellas no tienen dientes. En cambio lo que utilizan son unos picos que salen desde la parte superior de la boca. Las usan para poder cortar las plantas de las cuales se alimenta. Además, tampoco tienen estructuras externas para los oídos, en cambio el sistema auditivo se encuentra en el interior y muy bien protegido. 

Las tortugas marinas poseen pulmones muy resistentes y adiestrados, incluso pueden mantener la respiración por 10 minutos. Asimismo, no pueden regular su temperatura corporal por sí mismas. Utilizan la temperatura ambiente como un recurso para lograr estabilizarse, ya que no cuentan con un sistema de regulación propio. 

Alimentación, hábitat, reproducción y longevidad 

La principal fuente de calcio de las tortugas marinas son los corrales, pero también se alimentan de otra vegetación acuática como las algas. Asimismo, también se alimentan de cangrejos, medusas, moluscos y pulpos. Para ellas es importante mantener una buena alimentación que incluya calcio para sus caparazones. 

En cuanto a su hábitat es una combinación entre el mar y las costas. Debido a que realizan migraciones continuas y por periodos, por lo cual no tienen un lugar fijo en donde estar. Las podemos encontrar en los mares y océanos tropicales. 

A los seis años alcanzan su madurez reproductiva y en promedio se reproducen unas ocho veces. Después de la copulación los huevos permanecen dentro de la tortuga hembra durante tres semanas. Sin embargo, este periodo puede ser mayor dependiendo de si encuentra o no un lugar en donde ponerlos. Finalmente,  las hembras depositan los huevos (entre 50 a 100) en las playas en hoyos con una profundidad de 50 centímetros. 

También se debe hacer mención de la llamativa longevidad de estos animales. Se tiene constancia de individuos que han vivido por 150 a 200 años. Sin embargo, las condiciones de vida para las tortugas marinas han cambiado drásticamente en las últimas décadas, lo cual no permite que vivan por tantos años. 

Tipos de tortugas marinas 

Actualmente se han contabilizado un total de siete especies de tortugas marinas que pertenecen a los géneros Cheloniidae y Dermochelyidae. Lamentablemente, cinco de ellas se encuentran en peligro de extinción desde hace años. A continuación conozcamos más de ellas. 

  1. Tortuga verde (Chelonia mydas). Su caparazón puede llegar a medir hasta 2 metros y pesar 350 kilogramos. A pesar de su nombre su caparazón muestra un gran colorido con distintas gamas de amarillo, verde, marrón y negro. Durante su etapa adulta solamente se alimentan de plantas, y en cambio en su etapa más joven se alimentan de carne. 
  2. Tortuga laúd o baula (Dermochelys coriacea). Es la variedad de mayor tamaño con 3 metros de longitud y 900 kilogramos de peso. También puede nadar a varios kilómetros de profundidad. Su caparazón tiene cinco costados. 
  3. Tortuga carey (Eretmochelys imbricata). Su nombre hace referencia a la forma de su pico que es similar al de las aves de rapiña. Su caparazón es su principal atractivo por su singular belleza, razón por la cual también es la especie más cazada por el humano. 
  4. Tortuga boba o caguama (Caretta caretta). Esta tortugas se reconocen por tener una cabeza de gran tamaño y un caparazón de color marrón rojizo. Puede llegar a medir 3 metros y pesar 180 kilogramos. Se alimenta de cangrejos y medusas así como de moluscos. 
  5. Tortuga golfina, bastarda, cotorra o lora (Lepidochelys kempii). Esta es la variedad de menor tamaño en comparación a las otras. Su medida máxima es de 30 centímetros de largo y su peso promedio es de 45 kilogramos. Se alimentan de cangrejos y viven en zonas del océano Atlántico (hay una gran población en el Golfo de México). 
  6. Tortuga golfina. Esta es una variedad que actualmente no se encuentra en peligro de extinción. Son tortugas que se caracterizan por hacer grandes travesías a nado y sin interrupciones. 
  7. Tortuga plana. Es la variedad con una de las poblaciones más grandes. También son las tortugas que actualmente tienen mayores períodos de oviposición en las costas. 

Causas por las cuales se encuentran en peligro de extinción

Son varios los causantes medioambientales y los depredadores que han contribuido a que haya una disminución en la población de tortugas marinas. La contaminación marina y la destrucción de los ecosistemas es la situación de peligro más preocupante. El cambio climático es una realidad con múltiples consecuencias negativas para cientos de especies de animales marinos. 

Asimismo, también preocupa la caza de las tortugas, debido a que es amplio el mercado internacional que comercializa con su carne y con sus caparazones. No solo son usadas como alimento, también son vistas como un trofeo y por ello son disecadas y vendidas a coleccionistas. 

Por otra parte, la población de ciertos depredadores naturales ha aumentado drásticamente. principalmente debemos de tomar en cuenta los tiburones, los cetáceos, las ballenas belugas, los cachalotes, las horcas y otros tipos de peces grandes. A los depredadores marinos se suman los depredadores terrestres. También sus huevos son cazados por distintas especies de aves, siendo las principales las gaviotas.